lunes, septiembre 20, 2010

Un avión, punto, cadeneta y chisme.

Hace ratico pegue un buen carrerrón y susto, pensaba que el avión me iba a dejar.
Me llamaron por los altavoces y corra por ese aeropuerto.
Llegue seis horas antes de mi vuelo, el avión partiría cuarenta minutos después de itinerario pero en realidad partió a tiempo, o unos minutos después luego del no intencional retraso.
Ruta Lima - Ciudad de Mexico, luego de pasar una semanita en el tan planeado viaje a Perú, con mi mamita.
Por fin viajamos juntas, aunque para esta hora seguramente ya esta en casita en Bogotá.

Lindo Cusco y sus alrededores, lindo Machu Picchu y sorprendente Lima.
Gente cusquena muy amable y servicial, sin embargo gente que solo se tiene a ella misma, una región que preocupa al gobierno únicamente para la captación de recursos provenientes del turismo, como pasa en muchas partes. Pero que a pesar de eso le siguen brindando a uno todo el cariño y alegría posible, para hacerlo sentir como en casa y dejarle un grato recuerdo.


Decidí aprovechar para retomar estos espontáneos escritos, tuve un lapso de tiempo en el que simplemente no me daban ganas.

En ese intermedio pinte el apartamentico, renové algunos muebles, cambiaron mis responsabilidades en el trabajo, comencé a patinar nuevamente, seguí sonando con viajar, comencé un diplomado aunque tengo pendiente terminar el de la certificación y por supuesto certificarme, sentí miedo como hace mucho tiempo no pasaba, tuve algunos acercamientos para regresar al muay thai, tejí una bufanda para mi mamita, comenzamos un rompecabezas, cociné rico rico, deje de pensar tanto en el futuro, estuve comprometida por menos de cuarenta y ocho horas y me di cuenta justo antes de estas vacaciones que estaba realmente agotada, como nunca quizás, a punto y con ganas de tirar la toalla.

En un rato, primero Dios, espero llegar a casita, tomar un baño y a trabajar, con mis diecisiete niños responsables de la oficina, un equipo tan heterogéneo que me enseña todos los días.

Me dispongo a comer la cena del avión, ver la peli y dejar que cierren los ojitos a ver si duermo un triz :)

1 comentario:

Felipe Medina dijo...

vaya! termino el receso literario! jajajaj por lo visto tu viaje fue increible! me alegra ! =D

un saludos desde la ciudad de las montañas... bajo el agua!